Terapias miofasciales

Terapias miofasciales

¿En qué consisten?

El cuerpo está formado por diferentes tipos de tejidos, uno de ellos es el tejido conectivo, distribuido por las diferentes partes del cuerpo; este tipo de tejido forma parte de nuestros músculos, órganos, fascias, huesos etc., en diferentes proporciones y cantidades.

Este tejido da forma y sujeción en todas las estructuras corporales, y se entrelaza a otros tipos de tejidos o materias. En algunos casos con el fin de dar sostén, en un hueso por ejemplo uniéndose y entrelazándose con las sales minerales y en otros casos con el fin de dar flexibilidad y elasticidad allí donde el cuerpo lo requiere en tejidos blandos: piel, músculos ligamentos, fascias etc. Siguiendo un modelo arquitectónico de ten seguridad; es decir, dando el sostén necesario y utilizando el mínimo peso para la función requerida.

Algún accidente que hayamos sufrido, un problema emocional grave o una mala postura en el trabajo, hará que el cuerpo reaccione formando puentes fibrosos con el fin de adaptarse a la nueva situación; en muchos casos no serán una buena solución para nuestro cuerpo, sobre todo si se mantiene a largo plazo, pero será el camino que este ha elegido en un momento concreto para adaptarse a una situación límite. A buen seguro porque es la solución energéticamente más rentable y la más rápida para solucionar temporalmente el problema.

Por ejemplo, si conducimos un camión a diario 8 o 10 horas al día, el cuerpo hará una serie de adaptaciones para acoplarse a la acción. Tendremos que coger el volante con ambas manos, por tanto el segmento del cuerpo de la zona pectoral en ambos lados se acortara por utilizar una posición mantenida agarrando el volante, con los brazos en aproximación; por tanto todo el sistema conectivo de dicha zona se acortará, formando puentes de colágeno: adherencias entre los distintos tejidos blandos que están en esa zona pectoral. Que a largo plazo irán aumentando y restringiendo la movilidad de todo el miembro superior en este caso en ambos lados.

Con nuestra terapia buscamos liberar a los distintos tejidos de esos puentes de colágeno que se han ido formando, y renovar en la zona la movilidad entre estos; con el fin de mejorar la alineación corporal en el espacio, y por tanto el equilibrio y la calidad en la movilidad articular.